Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 19 de mayo de 2011

Semejantes hitos consiguen pervivir en el momento presente gracias a una serie de felices coincidencias y, especialmente, a un titánico esfuerzo de recuperación ―tras el final de la contienda mundial― desarrollado al socaire del Greater London Plan de 1944 redactado por el urbanista Leslie Patrick Abercrombie[1] (incorporando sugerencias de la Royal Commission on the Distribution of the Industrial Population, en ejercicio de 1937 a 1940, más conocida como Comisión Barlow en honor al político conservador Anderson Montague Barlow[2]) y adoptado por el ejecutivo de la época como política oficial. También es meritoria la resistencia que entidades públicas (sirva como ejemplo la administración local de Camden) y sociedades privadas han ofrecido para que la herencia recibida no termine emulsionándose en esa suerte de patio de Monipodio postmodernista que es la «globalidad» políticamente correcta y que, cada día más, se asemeja a una pesadilla orwelliana.
Nota Bene: constato, con culpable desagrado, que recaigo en el vicio del circunloquio. No obstante, en mi descargo (si es que a alguien realmente le importa semejante cosa) habré de decir que, ya que el objetivo primario de este texto es narrar ―con la inestimable ayuda de mi Moleskine―, una peripecia personal derivada del encuentro ―simbólico, claro― con un magnífico autor y que comienza en un punto concreto del norte de Londres evolucionando, inexorable, hacia la región de las East Midlands también me veo en la necesidad (autoimpuesta por motivos de creación) de situar ―tanto física como anímicamente― al posible receptor de estas páginas, dentro de lo que cabe, en los diferentes escenarios y situaciones que se fueron viviendo a medida que, el «viaje» anunciado en el título, progresaba. Para tal menester considero precisas, de igual modo, las acotaciones que se pueden observar a pie de página. De cualquier manera, reitero mis disculpas y estoy seguro de obtener, de la benevolencia del leedor, un plus de paciencia para con el desmañado desempeño de este trabajo.


[1] Abercrombie, P. Greater London Plan 1944. 1st Edition. His Majesty's Stationary Office. London, 1945
[2] Véase: Jones, J. H. The Report of the Royal Commission on the Distribution of the Industrial Population. Journal of the Royal Statistical Society Vol. 103, No. 3 (1940), pp. 323-343. Blackwell Publishing, 1940.

No hay comentarios:

Publicar un comentario